Gastronomía

Cómo acompañarlos

• El pan y el vino han sido tradicionalmente los mejores acompañantes de los embutidos.
• El pan con tomate es una de las recetas más clásicas y apropiadas para los embutidos curados, sobre todo para los más secos.
• El pan tostado es especialmente recomendable para longanizas y fuets.
• Los bocadillos hechos con embutidos son sencillos y prácticos, pero no por ello menos sabrosos. Además, su preparación ofrece muchas variantes y posibilidades: aliñados con aceite o tomate, tostados, con pan de molde, rebanadas, panecillos…
• El vino también es un buen acompañante, aunque no debemos pretender saborear vinos importantes debido al fuerte aroma de los embutidos. El vino más adecuado es un vino claro y joven, que deje un sabor fresco.

Cómo conservarlos

• A diferencia de los embutidos cocidos, que se estropean en pocos días, los embutidos curados se pueden conservar en buenas condiciones durante mucho tiempo.
• El lugar idóneo para conservar los embutidos curados (longanizas, fuets…) es un espacio fresco, oscuro, seco y algo ventilado.
• Hay que evitar que los embutidos se toquen entre sí y procurar que corra el aire.
• La nevera no es demasiado favorable para los embutidos, especialmente para los curados, que acaban endureciéndose y se vuelven demasiado salados. En caso de guardarlos en la nevera, es recomendable sacarlos una hora antes de servirlos para que no estén tan fríos.
• Si el embutido ya está empezado, no es conveniente conservarlo envuelto en plástico.

Cómo cortarlos

• Las longanizas y los fuets secos se cortan muy finos. Si son tiernos, en cambio, se cortan a rodajas de medio centímetro a un centímetro de grosor.
• Para conseguir una presentación atractiva i vistosa, corte las longanizas y los fuets al bies.
• Es importante cortar los embutidos poco antes de servirlos. De esta manera evitaremos que suden.
• Si el embutido ya está empezado, es recomendable desechar la primera loncha.

Consells Parallax //

Sabías que…

La carne de cerdo es una buena fuente de proteínas, minerales y vitaminas

• La carne de cerdo es también remarcable como fuente de proteínas, vitaminas y minerales (hierro, fósforo, sodio, potasio…).
• Su aportación de vitamina B1 o tiamina, que estimula el metabolismo y es beneficiosa para el sistema nervioso, es entre 8 y 10 veces superior a la del resto de carnes.

La carne de cerdo es tan saludable como cualquier otra

• En los últimos años, las investigaciones han demostrado que la carne de cerdo, al contrario de lo que mucha gente cree, es tan o más saludable que el resto de carnes. En realidad, su grasa es muy rica en ácidos grasos monoinsaturados, constituidos básicamente por ácido oleico (característico del aceite de oliva). Esta grasa tiene una gran importancia a la hora de reducir el colesterol malo (colesterol LDL).
• Además, gracias a las ventajas de la selección genética, las carnes que se obtienen son cada vez más magras, con un bajo contenido en grasa.

Sabies que Parallax //
C. de França, 34
08506 Calldetenes (Barcelona)
Tel. (+34) 93 889 11 03
Tel. (+34) 93 889 12 28
administracio@comsalser.com
Aviso Legal
Política de protección de datos
Política de cookies